Los mundos posibles en La noche boca arriba

Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.

Calderón de la Barca

La noche boca arriba estalla en 1956, cuando aún el juego no llegaba a su final, como uno de los aciertos de la literatura latinoamericana del siglo XX; debido, quizá, a la singular capacidad de Julio Cortázar para fusionar en sus relatos ambientes ficticios y ordinarios.

En este cuento, Cortazar nos sumerge entre las fronteras del sueño y la realidad, entre las vertientes de un mundo moderno y otro prehistórico. Crea un narrador que conoce el subconsciente, las emociones y el sueño; lo que le permite contar al mismo tiempo dos historias. El lector vive la misma confusión del personaje, ve la realidad de manera nebulosa, debido a los vasos comunicantes que aglutinan ambos relatos. A pesar de esta confusión, en varias ocasiones el estilo directo de los diálogos separa la vigilia del sueño1; lo que nos ayuda a despertar.

Sueño y realidad encauzan un mismo río en el relato. Algunos elementos de ambas historias se conjugan paradigmáticamente, hasta formar una sola. El olor insoportable del hospital y de la guerra, la posición del personaje, colocado boca arriba; las longitudes de la calzada y la calle, la blanda camilla y el piso acolchado del pantano son algunos de los estímulos sensoriales del mundo de la realidad real que inciden en la modorra.

Por otra parte, en el mundo moderno, el conductor se desvía hacia la izquierda al sufrir el accidente. En el mundo precolombino, la izquierda también representa el peligro, pues allí empezaban las marismas. El brazo derecho es afectado por el accidente, hasta imposibilitar su movimiento2. En la realidad, intentó zafarse de las cuerdas con el brazo derecho, mas el dolor se lo impidió3. Izquierda y derecha son, pues, semas que representan el peligro al que está expuesto y la indefensión ante el mismo.

No resulta tan sencillo dividir el bicefálico personaje que construyó Cortázar. Algunos indicios como el olvido del accidente motociclístico nos demuestra que era el fugitivo quien existía en la realidad, pues los sueños suelen dejarnos el hueco del olvido, el sabor amargo de la intriga. Otro indicio es el cambio de perspectiva respecto a la moto, definida al final como un insecto de metal, un absurdo para el moteca.

Cortázar despierta en nosotros una visión crítica de las costumbres religiosas de los pueblos precolombinos, a través de una víctima de la Guerra Florida que sueña que está soñando su realidad. Aprovecha para entretejer dos historias hasta producir en nosotros una nausea, un estado cuasi onírico que culminará con la sorpresa de que nuestra realidad, la del mundo moderno, la única con la que nos identificamos alrededor de la historia, puede ser solo el sueño de otro, cuyo desdoblamiento le permite vivir una mejor vida.


  1. Por ejemplo, cuando interviene el vecino en el hospital: «-Se va a caer de la cama -dijo el enfermo de la cama de al lado-. No brinque tanto, amigazo».
  2. «Sentía gusto a sal y sangre, le dolía una rodilla y cuando lo alzaron gritó, porque no podía soportar la presión en el brazo derecho».
  3.  «Convulso, retorciéndose, luchó por zafarse de las cuerdas que se le hundían en la carne. Su brazo derecho, el más fuerte, tiraba hasta que el dolor se hizo intolerable y hubo que ceder».

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Los mundos posibles en La noche boca arriba

  1. Excelente explicación… muy bien escrito. De Cortázar he aprendido desde pequeña que se pueden conectar dos hechos aparentemente inconexos, y he adquirido también el apasionado interés por el intrigante mundo de los sueños. Qué gran escritor… y es verdad lo de la náusea, lo de que él sabe crear «estados» en los lectores ¿no? A veces me parece como si sus cuentos fueran un poco un sueño, porque una siente que está en ese estado de confusión que se siente únicamente en los sueños.

    Gracias por la reflexión!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s